HUMANIDADES PARA ABOGADOS

En la actualidad, muchas Universidades de nuestro país proponen una formación integral para sus estudiantes, con la finalidad de convertirlos en profesionales preparados, no sólo para desempeñarse exitosamente en el ámbito laboral sino además para afrontar los retos, que como personas y ciudadanos, les depara la vida fuera de las aulas universitarias. Pero, ¿cómo se logra este propósito?, la respuesta a esta interrogante está en las propuestas pedagógicas que incluyen los cursos de humanidades en cada una de las carreras profesionales y tratándose específicamente de la carrera profesional de Derecho, los cursos de humanidades tienen una relevancia fundamental para la formación de los futuros abogados, pues no sólo necesitan de una adecuada formación profesional sino también de un correcta formación como personas, que les permita actuar de manera justa en la sociedad.

La labor del abogado esta orientada a colaborar con la solución de los problemas, provenientes de las relaciones interpersonales que se ven afectadas por los distintos conflictos de intereses que existen entre las personas. La formación del abogado a nivel profesional es sumamente importante para desempeñar su rol en la sociedad, pero también es muy importante el tipo de formación que como persona se le brinda a lo largo del desarrollo de sus estudios universitarios, y esta formación depende fundamentalmente de los cursos de humanidades.

Los cursos de humanidades, han sido muchas veces considerados como simples materias que proporcionan datos o conocimientos de cultura general, que no cuentan con relevancia práctica en el desempeño de la profesión. Se ha olvidado, que estos cursos permiten conocer al hombre y su anhelo por llegar a la verdad, de entender la realidad que lo rodea y dar respuestas a aquellas interrogantes que le permitan resolver los problemas que surgen en su vida diaria.

En este sentido, los cursos de humanidades que se imparten en las Facultades de Derecho, les permiten a sus estudiantes formar una conciencia e identidad propia, enseñándoles a pensar y razonar, para así defender sus ideas y creencias con razones y argumentos debidamente fundamentados. El abogado, necesita contar con herramientas que le permitan interpretar y aplicar correctamente las normas que rigen la sociedad, estas herramientas están conformadas por los conocimientos propios de la ciencia del derecho, pero además, por aquellos referidos a la naturaleza humana y los fines del hombre, que son proporcionados por la historia, la antropología, la filosofía, la ética, entre otros cursos propios del área de las humanidades, pues son estos los que permiten entender al hombre en su totalidad y saber como plasmar los conocimientos teóricos, aprehendidos a lo largo de la vida universitaria, en la realidad. 

En conclusión, los cursos de humanidades impartidos a los estudiantes de derecho, son pilares fundamentales para la formación de los futuros profesionales; su importancia radica en que los conocimientos adquiridos a través de estos cursos, les permiten conocer la naturaleza humana en todas sus dimensiones y así poder desempeñarse no solamente como un profesional correcto, interpretando y aplicando las leyes de manera justa, sino además como un ciudadano responsable, que desde su profesión colaborar con la mejora de la sociedad.   

Stephany Cerpa T.